PREMIOS MONÓCULO DE ORO, SEGUNDA EDICIÓN

Amigos, ya está en marcha la II edición de los premios Monóculo de Oro en la revista UNFOLLOW. Podéis conocer la palabra clave y participar pinchando directamente sobre mi foto. Allí están las normas y los microrrelatos participantes. El plazo termina el 2 de febrero, así que aún estáis a tiempo.

II edición premios monóculo de Oro

Etiquetado , ,

GANADOR PREMIOS MONÓCULO DE ORO I

Queridos amigos:

Vosotros no me veis, pero ahora mismo tengo junto a mí una delicada copa de cristal de bohemia rebosante de champaña y el motivo no es otro que los más de 100 cuentos recibidos en la primera edición de los premios literarios Monóculo de Oro. ¡Brindo, literalmente, por todos vosotros!

(Delicioso)

No negaré que la complicadísima elección del ganador ha derivado en una angustiosa jaqueca que intento combatir con ibuprofenos y Gin Fizz. El nivel era muy alto y yo he sido educado en el arte de la diplomacia.

Soy plenamente consciente de que mi decisión gustará a una persona e indignará a un centenar. ¡No me odiéis, amigos! Por eso he decidido crear la categoría de finalista. Su autor disfrutará de gloria y aplausos, pero se quedará sin regalo.  Espero sinceramente no estar empeorando las cosas con esta decisión.

Como bien recordaréis, mis queridos y materialistas escritores, el regalo del concurso era el libro “Casa de muñecas” de Patricia Esteban, ilustrado por Sara Morante. El ejemplar estará firmado y nos lo ha cedido amablemente la editorial Páginas de Espuma. A ellos les dedico mi próximo sorbo.

Sin más dilación, paso a hacer público mi fallo. En breve nos pondremos en contacto con el ganador para hacerle llegar el premio del concurso. ¡Gracias a todos por participar y enhorabuena al ganador!

GANADOR DE LA I EDICIÓN DE LOS PREMIOS MONÓCULO DE ORO

Oskar

Se ha estropeado el espejo. No funciona, no va. Lo vi en el catálogo de regalos de mi banco y me lo quedé a cambio de no sé cuántos puntos acumulados, pero me ha durado muy poco. Seguro que no tiene garantía. Tampoco estaba incluida la instalación, así que yo mismo lo colgué. Tal vez hice alguna cosa mal, aunque he revisado el montaje y todo parece estar en su sitio. He buscado la documentación del producto, y no la encuentro por ningún lado. A lo mejor, como no lo pagué, venía sin instrucciones. Finalmente he llamado al banco para reclamar, pero allí no saben nada de mi espejo ni de ningún otro. He contactado con el fabricante y he explicado mi problema a cinco personas muy amables; la última de ellas me ha dicho que mi caso es insólito: ¿Seguro que no quiere decir “roto”, caballero? No, no, mi espejo no se ha roto; se ha estropeado, ha dejado de funcionar: verá usted, señorita, me pongo delante, serio, y me devuelve una sonrisa de imbécil en la que, francamente, no me reconozco.

FINALISTA DE LA I EDICIÓN DE LOS PREMIOS MONÓCULO DE ORO

Anaís

Es hora de acabar con la absurda creencia de que los vampiros no se reflejan en el espejo. Ignoro de dónde surgió semejante idea, pero déjenme que les aclare una cosa: el único que no se refleja en el espejo es Dios. O sea, yo. Y se lo digo sin una pizca de orgullo, pues comprenderán los inconvenientes que esta peculiaridad mía conlleva. He conocido a algunos teólogos que la consideran una virtud celestial, ya que evita que malgaste mi valioso tiempo en brazos de la soberbia. El Papa Pío X aseguró, sin embargo, que era una mera consecuencia del sometimiento de la Santísima Trinidad a las leyes de la física. Pero mi madre, que, como todas las madres, cree que soy Único, dice que, si yo no me reflejo en los espejos, será que los espejos están mal hechos. Y entenderán que lo que una madre dice, va a misa. Pero entonces, díganme, ¿a quién puedo exigir yo responsabilidades por esto? Hagan el favor de inventar de una vez un espejo como dios manda. Y verán la de conflictos que nos ahorramos.

Tengo mi propio banner

Amigos, me alegra saber que el olor del regalo estimula vuestros cerebros. ¡Nueve participaciones en estos momentos! Quiero informaros de que ya tengo mi banner oficial y de que los premios Monóculo de Oro han sido lanzado en la revista UNFOLLOW. A partir de ahora se puede participar en los comentarios de la entrada de mi blog y también en los comentarios de la entrada de la revista.

¿Os gusta el banner? Yo hubiera preferido una imagen en movimiento -creo que se llama GIF- aunque entiendo que es una tecnología inalcanzable para una revista que está empezando. Seguid participando, amigos, todavía tenéis tiempo de tocar la fama con la punta de vuestros dedos y después llamar a familiares y amigos para comunicarles la noticia. ¡Ánimo!

Premios Monóculo de Oro, primera edición

He dedicado prácticamente todo el fin de semana a buscar una palabra sobre la que giren los microrrelatos que participarán en el concurso conjunto de Perro con Monóculo y la revista UNFOLLOW. Medité tumbado sobre mi cojín de terciopelo,volví a pensar sobre ello mientras hacía efecto la mascarilla capilar aroma de pepino y también durante los dos minutos que precedieron a mi siesta dominical de tres horas. Tanto esfuerzo tuvo su recompensa: la palabra de la 1ª edición de los premios Monóculo de Oro es: ‘espejo’.

Las normas del concurso son:

  1. La palabra ‘espejo’ debe aparecer en el microrrelato.
  2. La longitud del microrrelato no debe sobrepasar los 1.000 caracteres.
  3. El plazo para escribir historias finaliza el 19 de noviembre  30 de noviembre.
  4. Los cuentos se escribirán en los comentarios de esta entrada o en los comentarios de la convocatoria en la revista UNFOLLOW.
  5. La persona que deje el comentario debe ser autor del cuento que participa (¡obviamente!)
  6. El jurado es unipersonal, insobornable y con un pelaje blanco de exquisito brillo: yo elegiré el microrrelato ganador.
  7. El premio al mejor microrrelato con la palabra espejo consiste en el libro “Casa de muñecas” de Patricia Esteban, ilustrado por Sara Morante. El ejemplar estará firmado y es un regalo de la editorial Páginas de Espuma.

Lo mejor de colaborar con una revista digital es que tendrán que hacer un banner con mi cara para anunciar este concurso. Les he ofrecido escanear uno de mis autorretratos en Paint y, sorprendentemente, han dicho que no. ¡Incultos pictóricos! Os deseo mucha suerte con los microrrelatos y os recuerdo que el ganador también presidirá mi galería de retratos. La presencia de regalos materiales en este blog no paraliza mi colección de autores sublimes.

El materialismo por fin llega a este blog

Queridos amigos,

El bochorno de mi inexcusada ausencia me ha atormentado durante estos días. La idea de imaginaros un día tras otro frente al ordenador, esperando mis indicaciones literarias, y recibiendo la muda bofetada de mi silencio me ha torturado. Lo siento mucho.

No, no pienso explicaros el motivo de mi ausencia.

¡Retomemos lo que decíamos ayer! Gracias a mis contactos en el mundo literario, a mi encanto personal y, por qué no decirlo, al alto nivel de microrrelatos que han inundado las entradas de este blog, he firmado importantes acuerdos con tiendas de libros y editoriales. Gracias a estos amistosos negocios, cada mes uno de vosotros se llevará un maravilloso libro. El jurado es insobornable, impertérrito y con un pelaje blanco de exquisito brillo: yo mismo.

El acuerdo no solo me une con el mundo editorial sino también con los medios de comunicación de vanguardia y modernidad. La revista digital UNFOLLOW ha contactado conmigo para que yo sea el maestro de ceremonias de este concurso literario mensual. Las participaciones se harán a través de mi blog, pero los ganadores se anunciarán en su página. ¡Una barata estratagema para arañar alguna visita de mi poderosos caudal de amigos!

Etiquetado , , , , ,

La servilleta con el microrrelato ganador

Queridos amigos, espero que sepáis perdonarme la ausencia de estos días, pero como dicen en las escuelas de negocio: business is business. ‘¿Y de qué business se trata?’, preguntó la alondra y os cuestionaréis vosotros. De conseguir patrocinadores para mi concurso de microrrelatos. Sí, amigos, acabo de firmar una colaboración con una prestigiosa y nueva revista digital. ‘¿Cómo puede ser prestigiosa si es nueva?’, preguntó la alondra y os cuestionaréis algunos. ¡Quizás cuando os comente que este acuerdo traerá consigo regalos para los mejores cuentos os dejará de preocupar esa ambigüedad! Por cierto, para no tener que repetirme en cada una de las respuestas, antes de que me preguntéis lo mismo os digo lo mismo que le respondí a la alondra: ‘No, no es la revista Cartier’.

De cualquier modo, el protagonista de esta entrada no soy yo, sino el autor del mejor microrrelato con servilleta (ha sido una dura competición, ¡había grandes piezas!). Muy pronto desvelaré la nueva musa que habrá de inspiraros hacia la fama etérea y el regalo material.

Autora: Fercha
Siguió dejando que la línea de tinta saliera del bolígrafo, errática, continua, confusa; guiando su mano para acabar con la solitaria blancura de la servilleta. Cuando los dibujos se cansaron de surgir, se dispuso a asumir que ella lo había abandonado en esa tabla de madera: un naufrago hundiéndose en el bullicio de las otras mesas del bar. Los garabatos lo cubrían todo: el “lo siento” y el “te quiero” de fondo; las cursis flores que, en los minutos de la espera, llenaron su lienzo; los rayajos deslavazados que llovieron sobre sus buenas intenciones cuando el tiempo le dijo que ella no iría a la cita.
Dobló la servilleta, la escondió en el bolsillo de la camisa y se marchó.
Estaba preparado para el dolor, para la tristeza, pero no esperaba tener que enfrentarse, días después, a una lavadora de ropa manchada de negro desolación, destilando desde el bolsillo de su camisa.

Etiquetado , , , ,

Merecidos honores

Perro con Monóculo y PepeTravel

Hagamos una excepción, permitidme un momento de gloria personal. Los amigos de Pepe Travel me han dedicado unas cariñosas líneas que yo recibo con orgullo. ¿Qué puedo decir? Ese hombre no tendrá buen gusto en términos de trajes y peluquería pero, desde luego, sabe distinguir un blog de calidad cuando lo ve.

Un par de líneas del artículo elegidas de forma arbitraria:

Es un blog peligroso porque puedes pasarte horas y horas enganchado a él. Tengo que reconocer que el comentario que voy a soltar ahora le voy a hinchar el ego al perro, pero…¡es que nos encanta el humor y todo los que nos cuenta este chuco de alta cuna y cultura!

PepeTravel 28/09/2012

Quedo a la espera de vuestras felicitaciones. Yo, por mi parte, he imprimido la página de PepeTravel y se la he mandado a la alondra por correo certificado. Puedo imaginar perfectamente la alegría que sentirá al ver que he sido recomendado. Puedo visualizarla con las pupilas dilatadas, el pico abierto y una vena hinchada que late de pura felicidad al comprobar que mi trayectoria sigue siendo exponencial y ascendente.

Estáis invitados

Si yo esta noche estuviera sentado en el sofá de un famoso late night y su presentador me preguntara en horario de máxima audiencia cuáles son mis planes, me vería en la obligación de confesar que estoy organizando la que será la primera exposición pictórica de mi vida. Público y presentador me observarían con una sonrisa muda y dubitativa, temiendo que les estuviera tomando el pelo. Un poco sonrojado, pero también feliz, me apresuraría a aclararlo: “¡Os lo prometo! Es la semana que viene. Y si os empeñáis en enviar un reportero para conectar con el Telediario en directo desde la inauguración, no tendré reparos en abriros mis puertas”. El público festejaría la noticia entre vítores, el presentador aplaudiría despacio -visiblemente impresionado-, marcando el recorrido de sus manos al aplaudir. Yo miraría hacia el suelo y negaría humildemente con la cabeza, quitándole importancia al que probablemente se convierta en el evento del año.

Sí, amigos, mi evolución con el Paint ha sido tan impresionante que me parecía de un egoísmo intolerable quedarme con todo ese arte para mí mismo. La semana que viene inauguraré la exposición, a la que he titulado: “Una mirada audaz a la cara”. Esta mañana he ido a encargar las impresiones de los carteles. Estos son los créditos:

UNA MIRADA AUDAZ A LA CARA

Artista principal: Perro con Monóculo
Artista invitado: Maruta, de Tutti Confetti
Comisario: Perro con Monóculo
Primer asistente del comisario: Alondra
Tema de la exposición: Retrato y autorretrato

¡Pronto compartiré más detalles! De momento, dejadme recordaros que tenéis hasta el 30 de septiembre para escribir vuestros microrrelatos con la palabra ‘servilleta’. La alondra planea organizar una performance con vuestros cuentos durante la inauguración (quiere usar un servilletero y no sé qué de una metáfora de la fragilidad y las plumas).

Un microrrelato cabe en una servilleta, y viceversa

Amigos, estoy encantado con mi nueva faceta de artista atormentado. Los verbos ‘sentir’, ‘expresar’ y ‘hacer clic con el ratón’ golpean mis sienes mientras me dejo llevar, extasiado, a los mandos del Paint. ¡Ojalá pudiérais verme! Soy una mezcla perfecta entre la energía de Pollock, la sutileza de Hopper y la tenacidad de la alondra jugando al buscaminas.

Sin embargo, no he olvidado mis obligaciones. Hoy toca descubrir una nueva palabra para el concurso de microrrelatos, y aquí la tenéis: servilleta.

Os recuerdo las normas: la palabra debe aparecer en el cuento, este no ha de superar los mil caracteres. Podéis entregar vuestros textos en los comentarios de esta entrada. El plazo límite es el 30 de septiembre a las 23h. ¡Suerte a todos!

Etiquetado , , , ,

Y tras los portazos llegó la ganadora

Amigos, había echado tanto de menos el momento de la coronación del ganador. Hoy toca rendir honores a una escritora que ha condensado el dolor, el orgullo y la inmadurez en unas pocas líneas. ¡Ha dado un fuerte portazo y no se ha pillado los dedos! Quítemonos todos el sombrero y brindemos con champaña por Gedeón, cuya imagen presidirá durante dos semanas mi galería de retratos.

Ganadora microrrelato con portazo. Gedeón

Autora: Gedeón

Salí de tu vida obligada por las circunstancias, haciendo mutis por el foro, con el maquillaje corrido y dejando tras de mí una nota impregnada de melodrama que pretendía hacer gala del ingenio que mi boca no había sido capaz de escupir durante la noche. Al menos me llevé el sabor de la tuya, que ya es algo.

¿Sabes? Estabas tan dormido que ni siquiera oíste el portazo de despedida… Tal vez sea mejor así, pero la actriz que llevo dentro, a falta de más besos, tenía hambre de aplausos aquella mañana, mi pequeño cinéfilo.