El reto #sofisticadocontorrijas

Amigos, lo confieso: estoy desbocado. Me he abierto sendas cuentas en las dos redes sociales más populares del momento y desde allí he lanzado mi guante blanco esperando que alguien lo recoja. He decidido proponer pequeños juegos narrativos para aquellas mentes insaciables a las que se les queda corto un microrrelato semanal.

Por eso os encontraréis a partir de ahora una nueva sección a la que he bautizado “El Reto” (en la que, por cierto, iré volcando las respuestas obtenidas en Facebook y Twitter, para que no se pierdan en ese oscuro pozo desordenado que son las redes sociales).

El primero de mis retos consiste en contar una historia que combine dos condiciones:

1) Que sea sofisticada
2) Que incluya la palabra ‘torrijas’

¿Complicado, verdad? ¿Y qué esperabais? La sección se llama “El Reto”, no “Pasear descalzos por la arena”. Podéis dejar vuestras respuestas en los comentarios o también en mi cuenta de Twitter @PerroMonoculo o en mi perfil de Facebook.

Leer respuestas al reto:

Xavi Puig C’était une de ces coiffures d’ordre composite, où l’on retrouve les éléments du bonnet à poil, du chapska, du chapeau rond, de la casquette de loutre et du bonnet de coton, une de ces pauvres torrijas, enfin, dont la laideur muette a des profondeurs d’expression comme le visage d’un imbécile.

Raquel Soto Lady Diana recibió con entereza la sonora bofetada que su madre, la duquesa viuda, le acababa de propinar. Y reprimiendo sus lagrimas, se disculpó , porque tal y como admitiría más tarde, “Torrija”, no era una contraseña aceptable para la cuenta de correo de una verdadera señorita.

@TraianDurden “Mientras leía a Faulkner y comía su torrija vespertina, reflexionaba sobre su propia existencia”.

Perro con Monóculo Solo el olor de una bandeja de torrijas convenció a la señorita Julie de que tomar el té con aquellos pueblerinos no era, después de todo, tan mala idea.

Perro con Monóculo Cuando a Hilda Stanford le ofrecieron aderezar su cóctel con un gajo de mandarina ella respondió que preferiría revolcarse desnuda en una cama de torrijas y tocino. El camarero se alejó durante unos minutos y volvió para entregarle su Dry Martini preparado a la manera tradicional. Ella dio un largo sorbo a su copa, se acarició el cuello con la mano que no sujetaba la bebida y rió satisfecha. “Un clásico es un clásico” sentenció, antes de tragar y asfixiarse con la aceituna.

@JaimeGalera Ella puso rumbo a su nueva vida de lujos. Pasó de hacer torrijas a desayunar en la cama cada día. Lotería, le llaman…

@SilviaPihippie Cuando descubrió que la realidad que vivía era la alucinación causada por la falta de alcohol, decidió coger una buena torrija.

@angel_garco El pan de hoy le miraba con desprecio. Duro y seco, el pan de ayer yacía olvidado, soñando que algún día sería torrija.

Perro con Monóculo: ¿Qué clase de abuela era que no sabía preparar torrijas? Se deshizo del sentimiento de culpa pagando a sus nietos el mejor internado en el extranjero.

Anuncios

6 pensamientos en “El reto #sofisticadocontorrijas

  1. Anodizado dice:

    De vuelta en New York, Andy Warhol habla por teléfono con alguien:
    – Sí, querido, he estado en España. Quieren que haga la portada de un disco. Para un hijo de papá insoportablemente mediocre y aburrido. Un fastidio, sí, pero pagan muy bien, ya sabes. Además, ha merecido la pena. Me llevaron un restaurante increíble. ¿Sabes lo que son las torrijas?

  2. Perro con Monóculo dice:

    Así me gusta, no solamente respondes al reto sino que encima aportas pruebas gráficas. ¡Gracias, amigo!

  3. Vivía en un piso compartido de techos altos, dos roomates gays y una diseñadora gráfica. Barba poblada para la temporada primavera verano, gafas holgadas, pantalones pitillo, zapatillas gastadas y cientos de fotos descoloridas en sus redes sociales. Se decía un hipster, aunque para él, Kerouac era a lo sumo una marca de botas de agua suecas.

    Había cambiado, y tal cual regresó triunfante a casa. Nada más abrir la puerta, su madre le dijo que se dejara de mariconadas, que afeitara la barba y que se vistiera como un hombre. Bajó a cenar torrijas a golpe de colleja y con la camisa de cuadros bien abotonada.

  4. Vecu dice:

    Mientras el camarero limpiaba el fondo de un vaso con su viejo trapo, veía cómo aquel duque, o marqués o conde o cualesquiera que fuesen los títulos de ese remilgado borracho, caía entonando un golpe sordo.
    Sin inmutarse, el camarero extrajo su conclusión axiomática: una torrija siempre hacía el mismo ruido al caer al suelo, fuese de la clase que fuese.

  5. Nagore dice:

    Ingredientes:
    -Pan para torrijas.
    -Leche fresca.
    -Rayadura de limón.
    -Canela en rama.
    -Azúcar.
    -Huevos.
    -Aceite.
    Se pone a hervir la leche con la rayadura de limón, la canela en rama y el azúcar durante unos 10-15 minutos.
    Cuando la leche esté templada, se corta el pan en rodajas y se va untando en la leche, se pasan las tostadas una a una por el huevo, se fríen y se sacan a un plato con papel absorvente para que tengan menos aceite.
    Se le añade un poco de azúcar mezclada con canela en polvo y ya tienes unas riquisimas toriijas.
    On egin! ¡Que aproveche!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: