Finalizan los microrrelatos con calamar

Lo primero: los despistados que hayan vuelto ahora de vacaciones han de saber que ya hay palabra para la nueva tanda de historias (chupete), y que las podéis dejar en los comentarios de esta entrada.

Lo segundo: la alondra no me habla.

Lo tercero: muchas gracias a todos los que participasteis con vuestro calamar en la última tanda de microrrelatos. En total fueron 9 cefalópodos, vivos o rebozados. Y me gustaría presentaros al autor del texto que más me ha deleitado, Hombre Revenido, quien ha tenido la amabilidad de enviarme una fotografía que ahora forma parte de mi galería de retratos.

Autor: Hombre Revenido

El lunes, el poeta tenía la certeza de que salvaría al mundo. No al estilo del Capitán América o Spiderman, pero la cosa tampoco iba a ser demasiado diferente. En lugar de una araña radioactiva le había picado el gusanillo.

El miércoles tenía la idea, el soneto a medias y el discurso de agradecimiento del Nobel preparado, cualquier Nobel.

El viernes releyó entre dudas.

El domingo supo que tampoco esa semana lo conseguiría. Abochornado, aceleraba el paso por las calles, sin que nadie quedara ajeno a su fracaso (visible, defectuoso y condenado como un calamar con tinta invisible).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: