El reto #Mirandounmapa

A mis antepasados les encantaban los retos. Mi bisabuelo, por ejemplo, perdió la vida abatido en un duelo a muerte. Mi familia lo celebró como un acontecimiento cargado de honor. Se sirvieron gambas durante tres días consecutivos. No seré yo quien cargue contra mi estirpe, pero… Dejémoslo en que soy más de Truman Capote.

Para vosotros, que también odiáis el dolor y despreciáis el esfuerzo físico, existe esta sección donde la única arma es el ingenio; un lugar en el que podéis mediros sin miedo a sufrir una hemorragia.  Valientes del mundo, el nuevo reto es escribir un microrrelato en el que el protagonista esté continuamente mirando un mapa.

¿Preferiríais estar tumbados sobre la hierba fresca con un masajista embadurnándoos los gemelos de Nivea? Pues tenéis que saber que nadie, ¡nadie!, ha recibido un Nobel por tener las piernas hidratadas.

Yo iré actualizando en esta entrada las respuestas al reto que lleguen a mis redes sociales: Facebook y Twitter.

PD: Recordad que hasta el domingo está abierto el plazo para entregar microrrelatos con flequillo.

RESPUESTAS AL RETO:

Perro con Monóculo: Desde la cama, recorría una y otra vez el mapa con el dedo. Madrid-Londres, un viaje olímpico tan roto como su menisco.

Pol Torrent Ayala: Una gran mancha negra con las palabras latinas TERRA INCOGNITA ocupaba el centro del mapa del continente africano. Mientras se afilaba los bigotes, Wilson pensó con las aventuras que conllevaría la expedición y, por supuesto, con todos sus peligros: fatiga, enfermedad, los animales salvajes y los mismísimos salvajes ¿Qué hombres habitarían en las profundidades de la selva? A Wilson no le asustaban las historias de caníbales. Sonrió con la idea de que los caníbales tomaran té. En su imaginación la mancha negra se transformó en un caníbal ofreciéndole un té- ¿Lo quiere solo o con unas gotitas de sangre Sr Wilson? – Wilson magnánimo y feliz soltó una gran carcajada. Luego, tras ese breve instante de relajación, terminó su té de un sorbo y prosiguió el estudio de la cartografía africana. Aún faltaban cuatro meses para zarpar hacia lo desconocido.

Perro con Monóculo Todos corrían, él estudiaba el plano de seguridad del colegio, enmarcado e ignorado al fondo de cada una de las aulas del edificio. Calculaba la ruta más rápida, la que tuviera pasillos más anchos y ofreciera vías alternativas en caso de bloqueo. El fuego encontró al aplicado empollón, que acababa de dar con una solución sobresaliente.

@bubucatt: Hora de la siesta. Duermes desnudo mientras analizo el extraño mapa de tu piel íntima. ¿Dónde me llevará?

@Mameluco: Una y otra vez miraba el atlas.Cabos,golfos,ríos,océanos. Cuando levantó la vista vio sus ojos;supo ya que no estaba perdido.

Perro con Monóculo: La pelirroja con pinta de guiri llevaba diez minutos en el andén de enfrente estudiando su  desplegable del metro. Había ignorado cuatro trenes, y él estaba a punto de renunciar al tercero. Leía con los labios los nombres de las estaciones y escrutaba una y otra vez los transbordos, mientras sus inseguros dedos arrugaban los extremos del plano. Todo ello sin levantar la cabeza. En el metro todo el mundo tiene claro a dónde llega tarde, pero ella parecía no tener prisa por decidir su destino. Deseaba cruzar al otro lado, arrancarle el mapa, lanzarlo a la vía y llevarla de la mano hacia la superficie. Le enseñaría la ciudad en  calesa si hacía falta. Las luces del tren que llevaba a su oficina se aproximaban por la derecha (si no lo cogía, serían ya 30 minutos de retraso). El chirrido de los frenos inundó la estación.

Sentado junto a la ventanilla, miró por última vez a la chica del mapa. Ella levantó la mirada y lo vio detrás del cristal, le dedicó una dulce sonrisa que se perdió a la velocidad con la que se alejaba el tren.

@Mameluco:  La odió desde el instante mismo en el que la pilló sola con el GPS en el baño. La auténtica Yi siempre estaba #mirandounmapa.

Miguel Campos Galán: “Usted está aquí”. Se quedaba absorto mirando ese punto rojo del mapa. Una oficina aburrida, una estructura arquitectónica simple y un punto rojo. Pasaba horas intentando desenmarañar el significado de ese punto incandescente hasta que el sol en su espalda agrietada, su larga barba y el sabor del hambre le recordaban que él no “estaba aquí”. Que las caprichosas mareas arrastrasen ese mapa a su solitaria isla solo podía significar una cosa… nunca le encontrarían porque, por mucho que le mintiese el maldito punto rojo, él estaba ahí.

Anuncios

6 pensamientos en “El reto #Mirandounmapa

  1. Nagore dice:

    Miraba el mapa una y otra vez, y cuanto más lo miraba más le costaba entenderlo, a un lado estanterias, a otro lado una segadora oxidada, en medio una moto… Con sus tentáculos señalaba el mapa y señalaba el garaje pero seguía sin hayar la salida. Se puede decir sin ánimo a equivocarme que estaba más perdido que un pulpo en un garaje.

  2. Perro con Monóculo dice:

    ¡Eres una valiente muy divertida, Nagore! Me ha gustado mucho el momento en el que han aparecido por primera vez los tentáculos, desconcertándome del todo.

  3. roilenos dice:

    El viento soplaba sin piedad sobre el mar amarillo poblado de monstruos, mientras la pequeña embarcación navegaba lentamente con su valiosa mercancía dorada. Tierra, tierra a la vista¡¡ Cuando un rayo cayó sobre cubierta arrancando un sexto de los remos, seguido de otros que acabaron por desmembrar el navío.

    -JUAN¡ Que te he dicho sobre torturar hormigas en el mapa del abuelo¡ A merendar ahora mismo, YA¡

    Y el caprichoso dios se fue, dejando los restos del naufragio insectil en el cabo de Trafalgar.

  4. Abracadabra dice:

    Borracho como una cuba, había conducido el descapotable durante más de doscientos kilómetros a través del desierto. El accidente sobrevino hacia las tres de la madrugada al empotrarse contra una duna y el golpe le mantuvo inconsciente el resto de la noche.
    Al despertar, después de maldecirse y sacudirse la arena a conciencia, se hizo cargo de la situación. El vehículo tenía un golpe frontal y el radiador roto. Buscó en el coche y encontró: un sombrero de mujer, una botella de White Label entera y un mapa. Tiró el sombrero, se bebió media botella sin respirar y se puso a estudiar el papel.
    Estuvo mirándolo durante todo el día, dándole vueltas sin parar. Las líneas que lo cruzaban no le decían nada. Los nombres junto a pequeños círculos, le sonaban a chino. No entendía ni jota. Dejó la botella tranquila y se durmió.
    Al amanecer desayunó el resto del licor y se enfrascó de nuevo en el mapa. Ya anochecía, cuando, con hambre de lobo y la boca como estropajo, lo dejó por imposible. Se sintió un imbécil al no comprender tampoco el significado de las letras N S E O, que aparecían en cada uno de los cuatro lados del mapa. En sueños oyó un helicóptero zumbando sobre su cabeza pero, creyó que era la resaca

  5. Gatao dice:

    La noche era oscura como la boca de un lobo. El mapa del cielo mostraba sus millones de estrellas; a veces solitarias, otras agrupadas y en ciertos casos formando figuras conocidas.
    El suelo de la antigua era muy estaba duro, y las pocas mantas que habíamos llevado no eran bastantes para soportar el frío que llegaría cuando cayese el relente de la noche.
    En la lejanía, oíamos las llamadas de los grillos, y cerca de nosotros, pequeños rumores provocaban cierta inquietud, que enseguida desechábamos.
    Algún pájaro nocturno pasaba volando en silencio, creando una sensación extraña, de miedo y de alegría a la vez, y a unas decenas de metros, las tapias del viejo cementerio creaban cierto desasosiego y, cosa curiosa, también tranquilidad; sabíamos que allí no habría nadie que nos hiciese daño.
    Era una experiencia ya vivida por mí, hacia muchos años. En aquella época no la quise compartir con nadie. Ahora un personajillo, con la misma edad que yo entonces, me acompañaba.

    – ¿Papá, hay lobos por aquí?
    – Algunos, pero más al norte, por la Sierra de la Culebra.

    Y dentro de su saco de dormir, quería y no quería dormirse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: