Una confesión

Este fin de semana no cesó de llover ni un momento, por lo que parte de mi ocio consistió en dedicarme a mirar por los ventanales con el hocico pegado al cristal. Afuera, un caracol eufórico se arrastraba por la hierba, dejando que le empapasen las gotas de lluvia. Con los cuernos alzados y una sonrisa verdaderamente conmovedora, gritaba:  ¡Soy padre! ¡Soy madre!

Escenas así hacen reflexionar. Ese molusco hemafrodita, carente de posesiones y de estructura ósea, parecía tener todo lo que necesitaba en su vida. Al otro lado del cristal, mi monóculo brillaba de envidia y el vaho avanzaba terreno a medida que resoplaba. ¡También yo merecía sentir esa plenitud! Deseé mirar al cielo y experimentar la verdadera felicidad. Pero para eso necesitaba primero una buena noticia que festejar…

– Amadeo, ¿qué tendremos hoy de postre?

Y entonces, lo hice. Abrí la puerta y salté al patio encabritado, el césped mojado refrescó mis almohadillas, la lluvia se deslizó por mi cara como lágrimas de alegría. Giré sobre mí mismo tres veces y me sentí libre de mover el rabo con alborozo. Me senté en un charco, incliné la cabeza para atrás y, mirando a los ojos al cielo, celebré:

-¡¡Gofres!!

No me sentí feliz. De hecho, empecé a tiritar. Mi pelaje había perdido toda su dignidad y, aunque no los veía, escuchaba a los cocineros murmurar. Salí del charco y enfilé hacia casa en busca de mi albornoz, convencido de que quienes bailaban bajo la lluvia no eran más que locos o desgraciados. Entonces, escuché el crujir de algo delicado y compacto que se rompía bajo mi pata. Una textura viscosa se deslizó entre mis dedos y comprobé, horrorizado, que tendría sobre mi conciencia una prole de caracoles huérfanos.

Aquella noche ordené que sacaran a la hierba un gofre en señal de condolencia y compensación.

Anuncios

4 pensamientos en “Una confesión

  1. Nagore dice:

    La proxima vez deberias ir con mas cuidado. Imaginate que un gigante sale al jardín y te aplasta a tí, menuda gracia.
    Un minuto de silencio por ese pobre caracol……

  2. Sheila dice:

    Abusón. Después de esto, tu monóculo merece ser deshonrado y aplastado al más puro estilo Allen : http://www.youtube.com/watch?v=yOhS2pzCCHk

  3. Perro con Monóculo dice:

    Gracias por vuestras sobrecogedoras muestras de apoyo.

    ¿Qué más puedo hacer? ¡Fue un accidente! Además, regalé a esos huérfanos un auténtico gofre belga. ¡De importación!

  4. Maruta dice:

    Lo mas honrado hubiera sido que hubieras adoptado a toda esa prole y les hubieras dado tus apellidos… En fin… Tu mismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: