Ensayo general

Esta mañana la alondra, el servicio al completo y yo hemos realizado el ensayo general de la inauguración de mi gran fiesta. Todo ha salido a la perfección por lo que, el gran día, las cosas deberían ocurrir exactamente así:

Los invitados comenzarán a llegar a las 20.30h y se preguntarán dónde estoy. Los canapés y el vino les ayudarán a socializar sin mi presencia. A las nueve en punto se apagarán todas las luces y la alondra subirá al escenario con una vela.

ALONDRA:

Damas y caballeros, demos una cálida bienvenida al anfitrión de la fiesta. Impetuoso, culto y admirado por todas las criaturas con dos dedos de frente, con todos ustedes: ¡Perro con Monóculo!

(Imparable estallido de aplausos)

La alondra apaga la vela. Tras unos segundos de desconcierto y murmullos, se escucha en el cielo un solemne ladrido (corto, enérgico). ¡Soy yo desde el palco de la tercera planta! El público levanta la cabeza y me busca, pero todo está oscuro y es imposible verme. Entonces, un cañón de luz de 1.200 W me ilumina en las alturas. Estoy posado sobre un enorme cojín de terciopelo por el que pagué una barbaridad de dinero (el porqué del elevado precio no es solo la calidad de la tela: el cojín esconde un motor con polea y está anclado al techo mediante resistentes cables de tensión, camuflados con cordones dorados). Vuelvo a ladrar, acciono discretamente el mecanismo que activa la polea y desciendo, sacando pecho, los más de cinco metros de altura de mi salón. El suave mecanismo me posa sobre una gigantesca y vacía copa de champán, al más puro estilo Dita Von Teese, desde la que pronunciaré mi discurso de bienvenida.

Plano técnico orientativo del mecanismo secreto

PERRO CON MONÓCULO:

Amigos, es un placer para mí que estéis todos aquí, y por la manera en que habéis devorado los canapés de secreto ibérico, yo diría que vosotros también estáis contentos.

(Pausa para risas)

Pasead, comed, bebed y charlad a placer. Solo una advertencia, quien desee fumar puros que salga al jardín, ¡pero que tenga mucho cuidado con los caracoles!

Las bandejas con champán empezarán a circular entre mis invitados. Grácilmente, saltaré de la copa gigante y yo mismo ayudaré a rellenarla con líquido burbujeante y dorado. Cuando estemos todos bien servidos, gritaré con júbilo.

¡Brindo con champaña por todos vosotros!

Anuncios
Etiquetado , , , ,

2 pensamientos en “Ensayo general

  1. Nagore dice:

    ¡Bravo! Creo que será una fiesta maravillosa. Y muy buen detalle el de tener cuidado con los caracoles, no queremos que una fiesta se convierta en un velatorio.

  2. budoson dice:

    Oh, pero vamos, esto no se lo cree nadie. ¿Quién podría creerse que…? Nada, nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: