El reto: seguid la frase

Amigos, voy a pasar el día postrado en la cama con el antifaz francés y la orden dictatorial de silencio en la casa.

Ayer, abrumado por el bochorno, solicité que colocaran una palangana de plata llena de hielo al lado de mi butaca de lectura, en el jardín. Primero la llené con botellines de tónica, a modo de cubitera, que fui bebiendo compulsivamente para refrescarme. Cuando se acabaron las tónicas, introduje las patas entre el hielo y una sensación de alivio y gozo recorrió mi maltratado cuerpo. Cuando el imponente sol alcanzó la vertical del cielo y los sofocos amenazaron con volver, no me lo pensé y metí la cabeza entera en la palangana.

No negaré que el calor se fue, pero ahora tengo la cabeza hinchada y el hocico completamente insensibilizado. Una jaqueca con las dimensiones de un iceberg se ha apoderado de mis sienes y ni la luz ni el sonido son bien recibidos en mis aposentos.

Sin embargo, incluso en estas condiciones miserables voy a desafiaros con un reto. Os impongo que continuéis la siguiente frase hasta lograr una historia que no exceda de los mil caracteres. La frase dice así: “Se despertó sudado como un pollo”.

Anuncios

17 pensamientos en “El reto: seguid la frase

  1. Gonzalo dice:

    Se despertó sudado como un pollo. Cada vez que cerraba los ojos, una pesadilla se estampaba en la sesera. Y de eso iba la pesadilla: de estampar cosas en la sesera. En ésta ocasión, un grupo de muchos, muchos skinheads, por todos lados, amenazaban su seguridad. Proyectaban botellas vacías, gritos de amenaza. Estaba rodeado, subido a unas escaleras de cemento. Quién sabe por qué.

    Se despertó sudado como un pollo, dentro del horno. Los hornos. Siempre en marcha.

    ¿Qué significan esos sueños? Ceniza en el aire.

    Otro día en los campos de trabajo. Otro amanecer sudado.

    • Perro con Monóculo dice:

      Me gusta tu cuento, amigo Gonzalo, porque es sugerente y poético, pero no evidentemente explícito. ¡Un abrazo!

      • Gonzalo dice:

        Yo amo su portal. Podría estar beodo y dormir entre orines con tal de pasar una noche en su portal. No. En realidad no era esa clase de portal. Me he liado.

        Lo leo con frecuencia y espero postear más a menudo. Por cierto, soy el tipo que hace esto de http://www.albalapelicula.com. Es un cortometraje, no se confunda. En Septiembre estrenamos. Un año y pico de mucho trabajo. Pero todavía no vea nada. Le hará perder el sombrero de la emoción.

        Un abrazo.

      • Perro con Monóculo dice:

        ¡Amigo, Gonzalo! Me alegra su entusiasmo. He curioseado por su web y confieso que me gustaría ver su película, ¡salen unos cielos maravillosos! Lamentablemente, no he encontrado la fecha de estreno. La alondra sugirió que intentaría descargársela por Internet, ¡pero le he hecho prometer que no lo hará! La indecencia de ese pájaro no tiene arreglo. Quedo a la espera de su información. ¡Un abrazo!

      • Gonzalo dice:

        Estrenaremos en Septiembre, y si todo sale bien, a lo grande. De momento no hay fecha concreta, pues pensamos estrenar varios trabajos simultaneamente en los cines Cápitol de Madrid. Al menos, en eso estamos. Si la alondra y usted viven por Madrid, quedan invitados al estreno. En Facebook actualizamos a menudo con el avance del proyecto.

        He de decir que el video que ha podido ver es muy alejado del estilo y el concepto de la película, pero funcionó bien como teaser para captar fondos y hacer lo que de verdad quería. El resultado es prometedor, créame.

        Un saludo 🙂

  2. Sheila dice:

    Se despertó sudando como un pollo. Otra vez la maniobra de todas las noches. Ahí estaba, agazapado en una esquina, rezando por no caer al vacío con un sonoro golpe y quedarse tiritando desnudo en el suelo.

    Cada noche lo mismo. Qué pesadilla.

    Intentó mover su brazo entumecido por debajo de su cabeza. Hacerla rodar al otro extremo de la cama sin despertarla. Pero estaba sudando y su pecho se había quedado pegado a la mejilla de ella.

    No calculó bien la fuerza, y el tirón fue muy brusco. Tanto, que ella siguió rodando hasta el armario.

    Ahí se iban ocho años de matrimonio por el borde de la cama. Y todo por hacerse el sensible cuando en realidad lo que le gustaba era dormir con pantalones de fútbol.

    • Perro con Monóculo dice:

      ¡Bravo, Sheila!

      Yo siempre he dormido solo en una cama de dos metros, me gusta rodar a mi aire. Aunque prefiero dormir a pierna suelta, solo tolero el antifaz francés.

  3. Nagore dice:

    Se despertó sudando como un pollo, eran las 6 de la mañana y el calor apretaba, busco un lado fresquito en la cama pero no había nada fresco en aquella casa. Se levantó y fue al baño, al volver la cama seguía tan caliente como la había dejado.
    Harto de tanto calor, se puso el bañador, se tomó un café con hielos y se fue a darse un baño a la playa. A esas horas no había nadie y era la mejor hora para que un pollo se refrescase.

    • Perro con Monóculo dice:

      El pollo de su cuento sí que sabe cómo refrescarse. Quizás yo debería buscarme también una residencia en la playa, pero la sal del mar daña mi pelaje y se me hacen nudos.

  4. Perro con Monóculo dice:

    Se despertó sudado como un pollo. El día anterior se había deshecho para siempre de su plumaje, había prometido no ir a más castings, empezar a ver el escenario solo como espectador. Iba a tener un huevo y las circunstancias requerían estar a la altura, buscarse un trabajo serio y dejarse de cacareos. Extendió las alas e inmediatamente las volvió a cerrar. No le agradaba su imagen carnosa y sin plumas, tenía frío, se sentía  feo y vulgar. 

    Fue entonces cuando descubrió la cadena. El grillete se alejaba, tirante, desde su raquítica pata hasta desaparecer entre dos barrotes. Recordó, ayer mismo y recién desplumado, haberse tragado la llave de la jaula. Recordó haber brindado por el huevo.

  5. galba dice:

    Se despertó sudando como un pollo, pero era un sudor con sabor a miedo.
    El silencio, a esas horas era casi absoluto, roto tan solo por algún murmullo lejano.
    Aguantando las ganas de gritar, intentó serenarse.
    La cabeza le bullía de negros presagios. Llevaba tanto tiempo allí, que sabía que terminaría de mala manera.
    Entonces el pánico le acometió de nuevo. Recordó que cada mañana, al despertarse, notaba la falta de algunas compañeras, a las que nunca había vuelto a ver.
    ¿Ocurriría también ésta noche? ¿A quiénes les tocaría?
    No quería ni pensar que pudiese ser él.
    Pero, súbitamente llegó el gran cambio.
    Una luz intensa le deslumbró y el tiempo se paró; todo quedó en suspenso.
    Duró tan solo un segundo.
    El granjero había abierto la enorme puerta y sus compañeras, una vez despiertas, salían corriendo unas, medio volando otras, pero todas, absolutamente todas, alborotando, cacareando y buscando la libertad y la comida diaria.
    Se sintió eufórico, saltó desde su palo al suelo, y loco de contento corrió tras ellas.
    La mañana era espléndida. Había trigo y avena en abundancia esparcidos por el suelo del corral.
    ¿Quién se acordaba ahora del maldito gallinero?
    ¡El era un gallo!, qué diablos.

    • Perro con Monóculo dice:

      Me ha caído bien el protagonista de su historia. La avena, el agua y el sol siempre logran que uno se olvide de las desgracias ajenas. Por cierto, voy a prepararme un martini con aceitunas…

  6. MyGirl dice:

    Se despertó sudando como un pollo. ¿Dónde estaba? ¿Qué ocurría?
    Reconocía esa habitación, pero ¿cómo había llegado hasta ella? Poco a poco, los recuerdos se agolparon en su mente, transportándole al viejo garaje, a esa mierda de basura que se alineaba en la mesa y que absorbio sin ningún temor.
    Los insultos no cesaban, esas voces le gritaban imperativas que se levantara de la cama y que acabara la misión, pero sus brazos y piernas se mantenían inmóviles a pesar de poner todo su esfuerzo en ello. Miró a ambos lados y reconocio las correas que le sujetaban a la cama, y tuvo miedo, mucho miedo de caer de nuevo en esa locura de confusión, de pérdida de identidad, de terror.
    Se abrió la puerta, una tranquilizadora voz acalló a todas las demás, acercándose a él:
    – Buenos días Raúl, ¿que tal estás?
    Unas lágrimas tímidas brotaron de sus ojos, y recordó su nombre.

    • Perro con Monóculo dice:

      Hallarse enfermo, asustado y solo es la mejor manera de perder la cordura. ¡Cuánto se agradece en esos momentos una voz amiga! Como cuando yo tuve dolor de cabeza y la alondra me preguntó: “¿Prefieres Espidifen o Gelocatil?” Bendito pájaro.

  7. Chirimbolo dice:

    Se despertó sudando como un pollo. El sol matutino había sido el culpable y la arena que cubría su rostro la cómplice. Se levantó aturdido, sin saber muy bien donde estaba. Bolsas, leña, cenizas y cristal. El mar seguía bailando impasible, a su ritmo. Después de un momento se dio cuenta de que la noche más corta del año había sido escenario de su mayor borrachera. A duras penas consiguió coger el bus y, soportando el infernal ruido del motor y las burlonas miradas de compasión, llegó a casa. Cuando cerró la puerta su consciencia se abrió y durante un buen rato no pudo de parar de pensar en flashbacks de hogueras, labios, humo, jaleo y salitre. Y sobre todo, no pudo dejar de pensar en la sempiterna promesa de no volver a probar el whisky jamás. El verano acababa de empezar.

  8. Se despertó sudando como un pollo, aturdido por el ronco zumbido del inutil ventilador que chapoteba en el espeso ambiente.
    Abandonó la humeda huella de su cuerpo en el colchón y se acercó a la ventana intentando encontrar un alivio inexistente, fuera el sol centelleaba sobre los diversos verdes de la selva tropical.
    Por milesima vez maldijo la estupidez que le llevo a pensar que en este pais de mierda iba a hacer fortuna, y por milesima vez maldijo el ansia que ya le empujaba hacia el sordido club donde beberia hasta perder el conocimiento para despertarse de nuevo en su humedo colchon, sudando como un pollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: