Archivo de la etiqueta: concurso de microrrelatos

Un microrrelato cabe en una servilleta, y viceversa

Amigos, estoy encantado con mi nueva faceta de artista atormentado. Los verbos ‘sentir’, ‘expresar’ y ‘hacer clic con el ratón’ golpean mis sienes mientras me dejo llevar, extasiado, a los mandos del Paint. ¡Ojalá pudiérais verme! Soy una mezcla perfecta entre la energía de Pollock, la sutileza de Hopper y la tenacidad de la alondra jugando al buscaminas.

Sin embargo, no he olvidado mis obligaciones. Hoy toca descubrir una nueva palabra para el concurso de microrrelatos, y aquí la tenéis: servilleta.

Os recuerdo las normas: la palabra debe aparecer en el cuento, este no ha de superar los mil caracteres. Podéis entregar vuestros textos en los comentarios de esta entrada. El plazo límite es el 30 de septiembre a las 23h. ¡Suerte a todos!

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Todo listo para recibir a la alondra

La alondra llega hoy y he decidido organizar un pequeño tentempié para recibirla.

Después de pedirle a los jardineros que redactaran una pancarta cariñosa y encontrarme con un cartón manchado de estiercol que rezaba “Qué bueno que viniste”, he decidido hacer las cosas por mí mismo. Yo seré muy exigente, ¡pero la alondra es una rencorosa! Es mejor para todos que nada falle. Me he pasado toda la mañana partiendo palitos de pepino y zanahoria con los que he formado un sol de rayos naranjas y verdes cuyo centro es un cuenco de hummus. ¡Todo sea por contentar al ave y su hipocalórico gusto!

Al lado del aperitivo, he colocado el juego de té de la Familia Real que le compré en Londres. El azucarero tiene el rostro de Lady Di, algo que agradará a la alondra, quien solo toma sacarina y siempre ha odiado a la princesa plebeya (¡incluso después de muerta!). Dentro de las tazas, he enrollado los poemas que he plagiado de mis amigos Nagore y Roilenos, que compusieron sendas poesías con mis -¿por qué no reconocerlo?- brillantes indicaciones.

Querida amiga:
En tu ausencia temo
Que me ciegue el veneno.
Que me duerma el alcohol.
Pues a la luz de la luna
La claridad se esfuma
Se pierde y me asalta
la amenaza latente,
soberbia intención,
De buscarte sin tregua
Hasta perder la razón.
Pajarillo, recuerda la pipa pelada
Y la dulce mirada de amor.

Autor: Roilenos

Alondra querida
se que en mi ausencia
has estado abatida,
más mi fiel amiga
a volver
el deber me obliga.
Tus amenazas me recordaron
que te comprase unas tazas
junto con un bol
lleno de alcohol.
El año que viene en Serbia
con nuestra soberbia
disfrutaremos de la tranquilidad
mientras el servicio nos dice con serenidad:
¡Comed y bailad!
Después la intención
es ir a Japón
y comer un buen jamón,
mientras a la luz de la luna
una llama nos acuna
y comemos pipas peladas
con risas malvadas.

Autora: Nagore

¡Creo que no falta nada para recibir a la alondra!

Por cierto, todavía estáis a tiempo de participar en el concurso de microrrelatos. Se trata de escribir un cuento con la palabra ‘portazo’ que no supere los 1.000 caracteres. No hay más premio que el reconocimiento, alimento del ego. ¡Dejad vuestros textos aquí!

Etiquetado , , , , , ,

Inauguración con un portazo

¡Buenos días, amigos! He vuelto a mi humilde mansión, una brisa fresca se cuela por las ventanas y empiezo a fantasear con la idea de ponerme un jersey azul marino de cuello vuelto. ¡Adoro septiembre!

No quisiera pecar de soberbio, pero he de reconocer la emoción que he sentido al comprobar cuánto me había echado de menos el servicio. Algunos de los jardineros se han turnado durante mis vacaciones para dormir en mi habitación, probablemente empujados por su necesidad de sentirme cerca y recordar, aunque mitigado, el suave aroma que desprendo (mi secreto: suavizante de almendra).

¡También en las cocinas me han guardado una suerte de luto! Todos han reconocido haber sido incapaces de preparar mis platos favoritos en mi larga ausencia: no ha habido pularda trufada, secreto ibérico ni sorbete de cava . Los pobres se han pasado todo el verano pidiendo comida a domicilio, arrastrados por una fidelidad que parece sacada de otro siglo.  ¿Qué más da si han cargado todas las facturas a la casa? La lealtad no entiende de ceros.

Esta semana la alondra regresa de sus vacaciones. Yo aprovecharé estos días para visitar al sastre y ponerme al día con mis obligaciones. Una de ellas, este blog, para el que tengo preparadas jugosas sorpresas que desvelaré en unas semanas. ¡Y ahora, con sumo orgullo y renovada alegría, inauguro la segunda temporada de microrrelatos!

La palabra que debéis incluir en el primer cuento de la temporada es: portazo.

La longitud máxima son 1.000 caracteres y la fecha límite para enviarlo es el domingo 16 de septiembre a las 23h. Dejad vuestros microrrelatos en los comentarios de esta entrada. ¡Suerte a todos!

Etiquetado , , ,