Archivo de la etiqueta: microrrelatos

El materialismo por fin llega a este blog

Queridos amigos,

El bochorno de mi inexcusada ausencia me ha atormentado durante estos días. La idea de imaginaros un día tras otro frente al ordenador, esperando mis indicaciones literarias, y recibiendo la muda bofetada de mi silencio me ha torturado. Lo siento mucho.

No, no pienso explicaros el motivo de mi ausencia.

¡Retomemos lo que decíamos ayer! Gracias a mis contactos en el mundo literario, a mi encanto personal y, por qué no decirlo, al alto nivel de microrrelatos que han inundado las entradas de este blog, he firmado importantes acuerdos con tiendas de libros y editoriales. Gracias a estos amistosos negocios, cada mes uno de vosotros se llevará un maravilloso libro. El jurado es insobornable, impertérrito y con un pelaje blanco de exquisito brillo: yo mismo.

El acuerdo no solo me une con el mundo editorial sino también con los medios de comunicación de vanguardia y modernidad. La revista digital UNFOLLOW ha contactado conmigo para que yo sea el maestro de ceremonias de este concurso literario mensual. Las participaciones se harán a través de mi blog, pero los ganadores se anunciarán en su página. ¡Una barata estratagema para arañar alguna visita de mi poderosos caudal de amigos!

Etiquetado , , , , ,

Un microrrelato cabe en una servilleta, y viceversa

Amigos, estoy encantado con mi nueva faceta de artista atormentado. Los verbos ‘sentir’, ‘expresar’ y ‘hacer clic con el ratón’ golpean mis sienes mientras me dejo llevar, extasiado, a los mandos del Paint. ¡Ojalá pudiérais verme! Soy una mezcla perfecta entre la energía de Pollock, la sutileza de Hopper y la tenacidad de la alondra jugando al buscaminas.

Sin embargo, no he olvidado mis obligaciones. Hoy toca descubrir una nueva palabra para el concurso de microrrelatos, y aquí la tenéis: servilleta.

Os recuerdo las normas: la palabra debe aparecer en el cuento, este no ha de superar los mil caracteres. Podéis entregar vuestros textos en los comentarios de esta entrada. El plazo límite es el 30 de septiembre a las 23h. ¡Suerte a todos!

Etiquetado , , , ,

Mojémonos las patitas en un charco

Amigos, con los ojos refulgentes y ni una pizca de arrepentimiento, os confieso haber abandonado para siempre la alimentación sana. La ingesta continuada de verduras hervidas y fibra reseca ha sido una tortura que por poco destroza lo que más me importa en esta vida: mi posición social.

La combinación de los menús de menopáusica que me recomendó la alondra junto con mi anemia -¡una enfermedad que (dicen) también padecía El Cid!- ha provocado que durante estos días sufriera algún que otro mareo que me ha convertido en el objetivo de las burlas del servicio. Por lo visto, hasta hicieron apuestas sobre el número de desmayos que sufriría en un día (la cobaya emo se embolsó 25 euros con su respuesta: catorce). ¡No puedo permitir que me falten a respeto en mi propia casa!, así que celebraré el regreso a la comida de gourmet con un fiestorro que les recordará a esos pusilánimes quién está podrido de dinero y quiénes se pasarán la noche lavando platos y rellenando copas de champaña para mí y mis distinguidos invitados. ¡Os mantendré al tanto de los preparativos!

En otro orden de cosas, ya he pensado una nueva palabra para los relatos de esta semana: charco. La longitud máxima será de 1.000 caracteres y la fecha límite para enviarlo es el domingo 10 de junio a las 23h. ¡Ánimo!

Etiquetado ,